Un lugar para todas las iniciativas relacionadas con compartir, intercambiar o una mejora social.

 

¿Que buscas?

Texto buscado:

Buscar
 
 

Compartir piso pasados los 30: principales perfiles de quienes tiene que hacerlo hoy

Artículos: Compartir Piso

Es producto en gran medida de la crisis económica y de la precariedad laboral.

Compartir casa permite hacer frente a los gastos que conlleva una vivienda.

Son extranjeros, "sobrehipotecados", separados o trabajadores con poco sueldo.

Compartir piso ha sido hasta ahora un modo habitual de vivir entre los estudiantes. Pero cada vez son más los adultos que optan por esta opción: trabajadores desplazados, personas separadas o divorciadas y también personas a quienes la crisis ha dejado en situación comprometida.

El 30,2% de las personas que comparte piso en España tienen entre 35 y 44 añosDe hecho, según una encuesta de Fotocasa, el 30,2% de las personas que comparte piso en España tienen entre 35 y 44 años. La edad de las personas que optan o se ven obligadas a compartir su vivienda sigue aumentando en nuestro país, de tal modo que el 18,3% de los adultos en esta situación tienen entre 45 y 54 años.

Como explica Eroski/Consumer, la inseguridad laboral y los bajos ingresos de esta crisis han creado el escenario idóneo para lanzarse a la búsqueda de soluciones alternativas, como la vivienda compartida. Estos son los principales perfiles de quienes comparten piso una vez rebasada la barrera de los 30:

Personas extranjeras

El aumento significativo de la población extranjera en la última década ha modificado de modo sustancial algunos aspectos de la vida cotidiana, entre ellos, la vivienda. Los inmigrantes no solo han dinamizado el mercado del alquiler en nuestro país; también han sido pioneros en visibilizar la tendencia de compartir piso entre varias personas o de alquilar habitaciones en casas de familia. Más allá de los extremos de la pobreza y la precariedad (como los denominados "pisos patera"), hay un alto porcentaje de extranjeros adultos y trabajadores que convive con otras personas en su misma situación.

La convivencia es breve, en un momento puntual (recién llegados, mientras encuentran trabajo o esperan concretar la reagrupación familiar, etc.) o de larga duración (residen en España durante uno o dos años con la idea de ganar el máximo dinero posible y gastar lo mínimo).

Desbordados por la hipoteca

Este perfil es novedoso, se originó en la crisis. Son miles las familias que no pueden afrontar las obligaciones contraídas hace años con su hipoteca, cuando la bonanza económica invitaba al crédito, el préstamo y la compra. Ante la nueva realidad, algunos propietarios ponen sus viviendas en alquiler o en venta. Otros que no han podido o no han querido deshacerse de ellos, optan por compartirlos y alquilan alguna de las habitaciones. Son personas solas o parejas jóvenes quienes más lo promueven.

Padres separados

Algunos padres de familia han hecho visible este fenómeno social, tras la separación o divorcio. Más del 60% de las personas que pasan por esta experiencia no tiene dónde ir. La ley vigente establece que, cuando hay hijos menores, el hogar familiar se reserva para el progenitor que tiene la custodia. La disposición está pensada para proteger a los pequeños, pero tiene consecuencias directas sobre los adultos.

En especial, sobre quienes deben marcharse de casa. Las distintas asociaciones de padres separados y de asistencia familiar insisten en este aspecto y denuncian la situación de miles de personas que, con un salario normal, no pueden hacer frente a todas las obligaciones económicas. Además de la pensión para los hijos (y para la expareja si no tiene trabajo), muchos deben pagar la hipoteca o una parte de ella, aunque ya no vivan en el piso. Esos gastos fijos mensuales dejan muy poco margen para afrontar los costes de la vida cotidiana y el alquiler de una vivienda. De ahí que muchas personas en esta situación vivan de nuevo con sus padres o compartan piso.

Trabajadores y profesionales

Este perfil se superpone con los anteriores, ya que personas extranjeras, padres divorciados y propietarios agobiados por la cuota de su hipoteca son profesionales o tienen un oficio y trabajan. También son personas sin cargas familiares ni deudas. En general, son personas jóvenes, de entre 30 y 35 años, que se han marchado del hogar familiar pero no han conseguido vivir por su cuenta. El sueldo que perciben no les alcanza para vivir solos o, en su defecto, para poder ahorrar y comprar una vivienda.

http://www.20minutos.es/noticia/2443472/0/compartir-piso/pasados-los-30/perfiles/

http://

http://

http://

Del: 27/04/2015 | Visitas: 155

 

Relacionados

Compartir Piso. 400 €
Compartir Piso en Madrid

Soy una persona amable y de trato fácil. Estoy buscando piso para compartir, tengo 38 ...

COMPARTO PISO ESTUPENDO 225 €
Compartir Piso en Guadarrama

GUADARRAMA, 90M2 EN URBANIZACION CON PARKING, PISCINA, ZONAS DEPORTIVAS Y AJARDINADAS,...

HABITACIÓN EN PISO EN CAMINO DE RONDA A 220 €
Compartir Piso en Granada

Soy el propietario de la vivienda pero no vivo allí. el piso se alquila a chicas...

Buscando piso para el curso que viene?
Compartir Piso en España

El verano es para muchos el momento de buscar piso para alquilar. Son los estudiantes ...

Diez requisitos básicos para elegir com
Compartir Piso en España

Este Artículo del ABC nos da algunas claves para elegir un compañero de piso agradable...

Se busca compañero de piso
Compartir Piso en España

La voz de Galicia se hace eco y estudia el nuevo perfil de las personas que comparten ...

 
Coompartir